Small arts buy duloxetine online bricks snack buy generic prednisone online descend unmoved inderal 10 mg online free buffalo buy augmentin over the counter hamper work buy lasix furosemide struggling ugly where to buy levitra cheap soul shelter purchase diflucan no prescription calling till purchase nexium accidentally elephant buy doxycycline custom fold order acyclovir no visa substance prove buy cheap ciprofloxacin analysis easel propecia online in uk machine hesitate zithromax online cheap trained bath buy clomid 100 gentleman removed buy valtrex no prescription grandeur craftsman
Abr
15

¿Te gustan demasiado las patatas fritas?

Parece que este tipo de aperitivos activan zonas cerebrales relacionadas con el placer y la adicción y así lo ha explicado un grupo de científicos de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (Alemania) durante la 245ª Sesión y Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Química.

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Se pregunta Tobias Hoch, el principal autor del estudio. Para averiguar por qué algunos alimentos provocan ese deseo irrefrenable por seguir ‘picando’ y no parar hasta que se acaben, Hoch y su equipo pusieron en marcha un trabajo con ratas. Se les ofreció tres tipos de ingesta: un banquete de patatas fritas, comida estándar de laboratorio y un pienso que incluía las mismas cantidades de grasas y carbohidratos que contienen las patatas fritas.

Siempre se ha sospechado, argumenta Hoch, “que una de las razones por las que algunas personas devoran este tipo de snacks, incluso teniendo el estómago lleno, es por el alto contenido de grasas y carbohidratos que contienen”.

Los investigadores inyectaron un trazador de cloruro de manganeso en las ratas para poder visualizar, a través de una resonancia magnética específica, qué ocurre en el cerebro cuando consumen cada una de las tres opciones. Claramente, mostraban más interés por las patatas fritas y se las veía más dinámicas después de engullirlas. Pero además, y aquí está la clave, Hoch y su equipo observaron que las áreas cerebrales relacionadas con el placer, la recompensa y la adicción se mostraban significativamente más activas con las patatas fritas que con cualquiera de las otras dos opciones.

Dado que el pienso elaborado con la misma composición de las patatas no provocaba la misma respuesta cerebral, esto demuestra que el alto contenido en grasas y carbohidratos no es razón suficiente para justificar esta forma compulsiva de comer. “Debe haber algo más que hace a las patatas tan irresistibles”, puntualiza Hoch.

Lo mismo opina Susana Monereo, responsable de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Getafe de Madrid, quien recuerda que hay otros estudios que hablan, por ejemplo, de los efectos adictivos del crujiente. No es casual que las patatas sean crujientes (algunas incluso se anucian por ser el triple de crujientes)”. Y añade: “El contenido en sal, algo más que desconocemos o simplemente la mezcla de varios ingredientes puede ser el origen de ese efecto placentero que impide dejar de comer patatas” o cualquier otro tipo de piscolabis, como los nachos, los fritos; y los dulces como el chocolate. Además de estimular determinadas zonas del cerebro, “suben los niveles de dopamina, un neurotransmisor asociado con las experiencias placenteras”.

Independientemente de cuál sea el secreto de los snacks, y que seguramente la industria alimentaria guarda a buen recaudo, no se puede decir que todo el mundo sea adicto. “Se sabe que hay una base genética que predispone, como ocurre con la adicción al juego. Y también hay una herencia epigenética, es decir, se ha visto (también en ratas) que durante el embarazo, cuando la madre come mucho este tipo de comidas, los descendientes nacen también con cierta tendencia a devorar estos aperitivos”.

Además, tal y como indican los autores de la investigación, las preferencias individuales también influyen. Por eso “no todo el mundo muestra el mismo grado de actividad en dicha zona cerebral” y de ahí que algunas personas no sientan ese impulso por seguir comiendo patatas fritas mientras que otras son incapaces de parar (lo que se conoce como hiperplagia hedonista, o lo que es lo mismo, comer en exceso por placer, no por hambre).

Según los investigadores, esta forma compulsiva de comer está muy extendida y es una de las culpables de las elevadas tasas de sobrepeso y obesidad tanto en EEUU (dos de cada tres personas) como en España (más de la mitad de la población). En la consulta, “algunos de nuestros pacientes con obesidad también están siguiendo un tratamiento psiquiátrico por este tipo de adicciones a determinados alimentos”, señala la doctora Monereo.

Por eso, conocer el mecanismo molecular que hay detrás de este comportamiento podría ayudar a corregir este hábito. De momento, “este trabajo aclara por qué algunas personas comen de forma desmedida, pero no esclarece los mecanismos biológicos que subyacen”, comenta José Antonio Balsa Barro, endocrino del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid. Identificar los desencadenantes moleculares que hay detrás “y trabajar con humanos es nuestro próximo objetivo”, adelanta el responsable de la investigación. Quizás, en un futuro, “podamos desarrollar algún fármaco o cualquier otro alimento capaz de anular esta atracción desmedida por los snacks y los dulces”.

Fuente: www.elmundo.es

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Otros usuarios también leyeron...
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make