Ago
21

Causas del envejecimiento de la piel

envejecimiento de la pielTodos sabemos que el envejecimiento forma parte del proceso natural de la vida, pero también debemos saber que existen algunos motivos que pueden acelerar el envejecimiento de la piel.
Todo nuestro organismo envejece; con el paso del tiempo se irán presentando diversas modificaciones en todos nuestros órganos, aparatos y sistemas. Sin embargo es la piel el órgano a través del cual más fácilmente puede adivinarse nuestra edad.

Los primeros cambios u alteraciones con repercusiones estéticas, se empiezan a hacer evidentes a partir de los 25-30 años, aparecen de una forma lenta pero progresiva e irreversible. Los signos más evidentes del envejecimiento son las arrugas finas, la pérdida de firmeza y elasticidad, el adelgazamiento progresivo de la piel, es decir, disminución del tejido graso que se encuentra debajo de ella, sobre todo alrededor de los ojos y las mejillas. Asimismo, la cantidad de colágeno también disminuye. Aparecen manchas grandes en áreas expuestas al sol (cara, manos…) y los vasos sanguíneos se vuelven más frágiles, lo que hace que aparezcan venitas, hematomas, hemangiomas capilares, púrpura senil y otras afecciones relacionadas.

Causas del envejecimiento de la piel

Los malos hábitos de vida como la falta de ejercicio y la mala alimentación con factores importantes que provocan el envejecimiento de nuestra piel. El sólo hecho de practicar un poco de ejercicio físico nos hace ver y sentir con más vitalidad, lo cual nos da una apariencia mucho más juvenil y sana. El ejercicio practicado con regularidad trae una gran cantidad de beneficios a la salud, pues previene la obesidad, mejora la circulación de la sangre y aumenta la capacidad respiratoria. Asimismo, ayuda a que la piel se mantenga y se vea mucho más sana joven y fresca.
Por otro lado, el exceso de comida rica en grasas y con pobre aporte de nutrientes, no le brindan a nuestro organismo ningún beneficio, todo lo contrario, le traen graves consecuencias tanto a la salud como a la apariencia en general. Para poder mantener la juventud es necesario llevar una alimentación rica en frutas y verduras, carnes magras o desgrasadas y tomar las cantidades de agua requeridas. Con una alimentación en la que se incluyan estos alimentos, junto a otros con iguales o mayores propiedades, será de gran ayuda para lograr mantener la piel y el cabello en excelentes condiciones de salud.

El estrés y no descansar lo suficiente son claves para la aparición de arrugas y de otros signos del envejecimiento. El estrés es un padecimiento que cada día crece más y es catalogado como el mal del siglo XXI y los efectos más devastadores del estrés son la caída del cabello, la aparición de arrugas y otros signos que revelan el envejecimiento; por ello, lo mejor que se puede hacer, es tratar de evitar las situaciones que desencadenan el estrés, dejar a un lado todos aquellos hechos que son causa de preocupación —que en la mayoría de los casos no reviste la gravedad e importancia que nosotros le damos— y a la cual se le puede dar una solución efectiva y pronta sin necesidad de que nos afecte tanto. Tener un adecuado descanso cada noche es muy importante para que las células se recarguen de nuevas energías y, de esta manera, logren estar fuertes y sanos. Para tener un descanso restaurador es necesario dormir por lo menos ocho horas diarias; cuando no es posible dormir durante las horas requeridas, se corre el riesgo de provocar un rápido avance en el proceso de envejecimiento.

Por supuesto, la genética, el factor hereditario influye mucho, así como las características de la piel (si es grasa, seca, con tendencia acneica, etc.).

Otras causas del envejecimiento

El paso de los años como factor biológico es una de las causas del envejecimiento junto al medio ambiente y los factores externos juegan un papel protagónico, la exposición solar intensa, crónica y prolongada, el clima, el contacto con sustancias agresivas a la piel, afectaran la firmeza, elasticidad y la capacidad de recuperación y regeneración en la piel. Las áreas de nuestra piel expuestas invariablemente a la exposición solar diaria (cara, zona del escote, antebrazos, dorso de manos) evidenciaran daño desde edades muy tempranas aquí el envejecimiento cutáneo será más evidente.

Cuando la piel se expone de forma intensa al sol, tiende a envejecer prematuramente. La radiación UV que actúa por periodos prolongados sobre la piel provoca alteraciones degenerativas crónicas. Los signos de envejecimiento se desarrollan prematuramente y su magnitud está relacionada directamente a la intensidad y duración de la exposición a la luz y el grado de sensibilidad de la piel. Cuando la piel está cubierta, puede regenerar por si misma, a diferencia de la piel que está constantemente expuesta a la luz del sol, pues en este caso, la radiación es tan intensa que la piel no alcanza a reparar todos los trastornos que los rayos UV le ocasionan.

Puedes conocer toda la información sobre los rayos que desprende el sol y los daños que causan en nuestra piel, en este post de nuestro blog.

Si comparamos el envejecimiento cutáneo normal con el producido por la luz solar, queda claro que este último es un proceso anormal y mucho más grave que el primero.

La regulación hormonal es determinante en los procesos de envejecimiento. Se conoce que la disminución de la hormona de crecimiento altera la capacidad de reparación de los tejidos. Por su parte, la disminución de los estrógenos disminuye en forma importante la elastina y produce modificaciones vasculares que afectan la oxigenación de los tejidos y, con ello, la supervivencia celular; iguales hallazgos demuestran la disminución de los andrógenos .

El efecto de la nicotina está fuertemente asociado a la disminución de la elasticidad en nuestra piel y la aparición de esos molestos vasitos rojos o las tan indeseables “venitas” tanto en hombres como en mujeres. El daño producido por la nicotina se debe a la disminución del flujo sanguíneo capilar, que lleva a falta de oxígeno y nutrientes, y, finalmente, produce daño del colágeno y de la elastina.

El fumar afecta la regeneración en la piel por lo tanto, el aspecto despulido de la misma. También, aumenta la expresión de radicales libres, lo que favorece el estrés oxidativo y lleva a los cambios ya mencionados.

Está claramente demostrado que, aun controlando la edad, la exposición solar y el factor hormonal, el fumar incrementa la tasa de envejecimiento cutáneo, convirtiéndose entonces en un factor independiente de envejecimiento cutáneo, además de un factor de riesgo para desarrollar ciertos tipos de cáncer en la piel.

El hecho de tener una excelente salud mental repercute favorablemente en nuestra apariencia física. Cuando vivimos de mal humor, y no tenemos motivos aparentes para estar alegres y sonreír, vamos a mostrar mucha amargura en nuestro rostro y nos veremos más viejos, con más edad de la que tenemos. Por el contrario, si nuestra actitud ante la vida es de optimismo, estamos alegres y le sonreímos a los problemas buscando el lado amable de la vida, nos veremos más joviales y podemos prevenir el envejecimiento prematuro.

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make