Jul
18

Cuáles son las mejores frutas de verano

frutas de veranoEl sueño de todos los golosos es hincharse a dulce y adelgazar y resulta que con las frutas de verano este sueño es posible. Los milagros existen en forma de piezas de fruta. Debido a que tienen un bajo contenido de energía, a pesar de tener un sabor dulce las frutas de verano constituyen un alimento perfecto para aquellos que traten de bajar peso. Además de este beneficio, son muchos más las propiedades y ventajas que la fruta nos puede aportar en verano

Frutas de verano para estar saludable

Todas las frutas en general poseen un alto contenido de agua, pero estas cuatro frutas de verano: la sandía, el melón, melocotón (duraznos) y ciruela  pueden estimular a los riñones y hacer que funcionen normalmente con más eficiencia. Esta es una de las razones principales por las que se hacen especialmente recomendables en las épocas estivales, ya que es en estos días en los que debido a la sudoración excesiva, el cuerpo pierde más líquido. La agitada vida moderna es el principal causante del estrés continuo que sufrimos. Pero ¿sabías que la fruta es un alimento que la combate eficazmente? En esos estados carenciales el cuerpo necesita más que nunca los nutrimientos que con mayor rapidez se asimilan, y tres de los más importantes los aportan estas frutas.

Vitamina del complejo B, para utilizar toda tu energía y mantener así un sistema nervioso mucho más sano.

Vitamina C, un excelente ayudante del organismo para prevenir y resistir las infecciones, además de ser el mejor método para acelerar el proceso de cicatrización de las heridas.

Beta carotenos, que es la forma vegetal que tiene la vitamina A y que el cuerpo se encarga de trasformar para su procesamiento.

Más propiedades de las frutas de verano

Comenzamos con las cerezas que son ricas en carbohidratos (sobre todo fructosa), aportan una cantidad moderada de calorías (58,3 Kcal. por cada 100 gramos) y ayudan a disminuir la concentración de glucosa en sangre gracias a los antocianos que contiene.

Precisamente ese contenido en antocianos (flavonoides), que le da ese color tan característico y el ácido elágico que contiene supone una gran ayuda para combatir el exceso de radicales libres, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además, ayudan a combatir la hiperuricemia (ácido úrico-gota) y otras patologías como la artritis, gracias a sus hidroxicinamatos (compuestos fenólicos como los que contienen algunos vinos), que son antiinflamatorios y depurativos.

Su aporte de vitaminas del grupo B y el hecho de que contenga triptófano, serotonina y melatonina las convierte en perlas para alimentar el cerebro, pues favorecen la síntesis de ciertos neuromediadores, responsables de la conducta alimentaria, los procesos de memorización y de rendimiento intelectual, la regulación del sueño, el estado de ánimo y la sincronización de los “relojes internos”.

Son una excelente fuente de betacaroteno (provitamina A), que disminuye el riesgo de crisis cardíaca, aumenta la eficiencia del sistema inmunitario y se emplea como protector frente a la radiación ultravioleta. Contienen casi 20 veces más betacaroteno que las fresas o los arándanos.

Su contenido en Vitamina C y sus antocianinas hace que mantengan la piel, cabello y uñas fuertes para luchar contra los efectos dañinos de la radiación solar y el envejecimiento celular.

También son una buena opción para aquellas mujeres que prevén quedarse embarazadas, pues son ricas en ácido fólico, lo que ayuda a asegurar el desarrollo neuronal del bebé.

Las cerezas tienen un nivel alto de melatonina, de hecho son uno de los únicos alimentos que tienen una fuente tan alta de forma natural. Algunos nutricionistas recomiendan comer cerezas aproximadamente una hora antes de acostarse, para que la melatonina se libere y ayude al cerebro a prepararse para el sueño.

La sandía es otra de las frutas típicas veraniegas, de temporada. Destaca por su gran contenido en agua, que ayuda a hidratarnos, a depurarnos y estimular la diuresis. Cuenta con un amplio poder antioxidante gracias a que cuenta con una sustancia llamada licopeno.

Destaca el efecto positivo de la ciruela sobre la piel gracias a la vitamina A, los carotenoides y la vitamina E, pues este trío ayuda a reducir los radicales libres presentes en nuestras células que aumentan debido a la exposición solar. Al tomarse en crudo y con piel, se potencia su efecto antioxidante gracias al a vitamina C y la fibra alimentaria, que arrastra parte de los radicales libres dañinos. Además, su contenido en agua y potasio ayuda al tránsito intestinal y facilita la eliminación de toxinas.

¿Tienes ahora más motivos para empezar a tomar más fruta de verano?

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make