Small arts buy duloxetine online bricks snack buy generic prednisone online descend unmoved inderal 10 mg online free buffalo buy augmentin over the counter hamper work buy lasix furosemide struggling ugly where to buy levitra cheap soul shelter purchase diflucan no prescription calling till purchase nexium accidentally elephant buy doxycycline custom fold order acyclovir no visa substance prove buy cheap ciprofloxacin analysis easel propecia online in uk machine hesitate zithromax online cheap trained bath buy clomid 100 gentleman removed buy valtrex no prescription grandeur craftsman
Feb
18

Frío y humedad en combinación para crear polvo de diamante

Las extremas condiciones climáticas que se registran en las zonas cercanas a los círculos polares de la Tierra son el escenario ideal para contemplar algunos fenómenos meteorológicos capaces de dejar con la boca abierta a todo aquel que los contemple.

Si hace algún tiempo descubríamos la belleza de los «campos» de flores de hielo del océano Antártico, en esta ocasión es Emilio Rey, el hombre del tiempo de internet, quien a través de su blog «Tumeteo» nos descubre un fenómeno tan hermoso como poco conocido: los copos de polvo de diamante.

El polvo de diamante consiste en una especie de lluvia de pequeños cristalitos de hielo de forma hexagonal que solo se forman cuando se combinan un frío muy intenso, cielos despejados y una cierta humedad atmosférica. Según el periodista y divulgador meteorológico José Miguel Viñas este fenómeno es relativamente habitual en latitudes altas en invierno.

Para la formación de estos cristales no es necesaria que la humedad ambiental sea muy elevada, ya que la responsable es la baja temperatura del aire, que provoca que el vapor de agua presente en la atmósfera se convierta en cristales de hielo que parecen caer de ninguna parte. Este fenómeno recibe el nombre de polvo de diamante porque, al producirse con cielo despejados, cuando es de día y luce el sol, los pequeños prismas de hielo actúan como minúsculos espejos que les confieren el aspecto de pequeños diamantes flotantes.

Según narra Emilio, la necesidad de contar con unas condiciones atmosféricas tan concretas y extremas convierte al polvo de diamante en un fenómeno tan espectacular como difícil de observar. Sin embargo, durante un viaje a Laponia en 2010, el meteorólogo tuvo la suerte de vivir esta singular experiencia, además de recogerla en un vídeo que, seguro, os dejará con la boca abierta.

Fuente: www.abc.es

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Otros usuarios también leyeron...
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make