Jul
19

Los 5 alimentos imprescindibles este verano

Alimentos imprescindibles Como ya hemos dicho en otras ocasiones, existen unos alimentos imprescindibles. Si queremos sentirnos bien y estar bien por dentro y por fuera, debemos llevar una alimentación saludable cuya base sea vegetal (al menos el 50% de lo que comemos), abundancia de frutas y suficientes proteínas y grasas saludables.

Alimentos imprescindibles este verano

Comenzamos con las cerezas que son ricas en carbohidratos (sobre todo fructosa), aportan una cantidad moderada de calorías (58,3 Kcal. por cada 100 gramos) y ayudan a disminuir la concentración de glucosa en sangre gracias a los antocianos que contiene.

Precisamente ese contenido en antocianos (flavonoides), que le da ese color tan característico y el ácido elágico que contiene supone una gran ayuda para combatir el exceso de radicales libres, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además, ayudan a combatir la hiperuricemia (ácido úrico-gota) y otras patologías como la artritis, gracias a sus hidroxicinamatos (compuestos fenólicos como los que contienen algunos vinos), que son antiinflamatorios y depurativos.

Su aporte de vitaminas del grupo B y el hecho de que contenga triptófano, serotonina y melatonina las convierte en perlas para alimentar el cerebro, pues favorecen la síntesis de ciertos neuromediadores, responsables de la conducta alimentaria, los procesos de memorización y de rendimiento intelectual, la regulación del sueño, el estado de ánimo y la sincronización de los “relojes internos”.

Son una excelente fuente de betacaroteno (provitamina A), que disminuye el riesgo de crisis cardíaca, aumenta la eficiencia del sistema inmunitario y se emplea como protector frente a la radiación ultravioleta. Contienen casi 20 veces más betacaroteno que las fresas o los arándanos.

Su contenido en Vitamina C y sus antocianinas hace que mantengan la piel, cabello y uñas fuertes para luchar contra los efectos dañinos de la radiación solar y el envejecimiento celular.

También son una buena opción para aquellas mujeres que prevén quedarse embarazadas, pues son ricas en ácido fólico, lo que ayuda a asegurar el desarrollo neuronal del bebé.

Las cerezas tienen un nivel alto de melatonina, de hecho son uno de los únicos alimentos que tienen una fuente tan alta de forma natural. Algunos nutricionistas recomiendan comer cerezas aproximadamente una hora antes de acostarse, para que la melatonina se libere y ayude al cerebro a prepararse para el sueño.

La sandía es otra de las frutas típicas veraniegas, de temporada. Destaca por su gran contenido en agua, que ayuda a hidratarnos, a depurarnos y estimular la diuresis. Cuenta con un amplio poder antioxidante gracias a que cuenta con una sustancia llamada licopeno.

Y justamente el licopeno, es un pigmento natural que aporta al tomate su color rojo característico y que se absorbe mejor, si el tomate se consume cocinado o si le añadimos aceite de oliva virgen extra, pues el licopeno es soluble en grasas. Además, no solo elimina los radicales libres producidos por el metabolismo, el estrés y la radiación solar, sino que además ayuda a evitar la oxidación del colesterol en las venas previniendo la arteriosclerosis.

La calabaza tiene alto contenido en carotenoides (precursores de la Vitamina A). “Estas sustancias consiguen paliar el efecto dañino de la radiación solar que aumenta el estrés oxidativo de nuestras células y puede desencadenar problemas. Su contenido en Vitamina E y selenio, sustancias que, trabajando jutas, ralentizan el envejecimiento; así como el potasio, útil para evitar la retención de líquidos, y el fósforo y magnesio, que ayudan a la formación y mantenimiento de los huesos. Como ‘extra’, es uno de los alimentos que ayuda a broncearse con más facilidad.

La fama de la zanahoria como protector de la piel y la visión es cierta pues, está avalada por sus contenidos en Vitamina A y carotenoides que una vez ingeridos se transforman igualmente en Vitamina A. Además, contiene un carotenoide sin actividad provitamínica A, que es la luteína y se encuentra en la retina y el cristalino. Así, puede prevenir el daño oxidativo inducido por la luz protegiendo a la vista del deterioro asociado a la edad.

Más alimentos imprescindibles

Destaca el efecto positivo de la ciruela sobre la piel gracias a la vitamina A, los carotenoides y la vitamina E, pues este trío ayuda a reducir los radicales libres presentes en nuestras células que aumentan debido a la exposición solar. Al tomarse en crudo y con piel, se potencia su efecto antioxidante gracias al a vitamina C y la fibra alimentaria, que arrastra parte de los radicales libres dañinos. Además, su contenido en agua y potasio ayuda al tránsito intestinal y facilita la eliminación de toxinas.

Casi sin calorías, con un aporte significativo de Vitamina C, la frambuesa destaca por su contenido en compuestos fenólicos que, aportan junto con las vitaminas un cóctel antioxidante ideal para combatir los efectos dañinos de las radiaciones solares. Asimismo, su efecto antioxidante se asocia con la prevención de enfermedades vasculares y cáncer, además de ser un buen estimulante del peristaltismo intestinal, por lo que son útiles en caso de estreñimiento.

Elaborada de una manera sencilla, la berenjena es fácil de digerir y conviene a quienes padecen trastornos digestivos por su capacidad para estimular la función del hígado y la vesícula biliar.

El bonito es un pescado azul, por lo que su contenido graso es elevado en comparación con el de los pescados magros. Su grasa, rica en ácidos grasos Omega 3, contribuye a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, además de hacer la sangre más fluida, lo que rebaja el riesgo de formación de coágulos o trombos. Contiene vitaminas liposolubles, como la D y vitamina B12 en menor cantidad. En cuanto a los minerales aporta selenio, un importante antioxidante y fósforo y cantidades interesantes de potasio, hierro, magnesio y zinc.

Es rico en agua, en potasio y pobre en sodio, lo que confiere al pepino una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo. El beta-sitosterol presente en esta hortaliza le confiere una acción antiinflamatoria e hipoglucemiante, además de favorecer las defensas del organismo.

Y si además de comer bien, quieres hacer algo de deporte para terminar de encontrarte fenomenal, recuerda nuestro post sobre los deportes de verano.

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make