Sep
13

Los cambios de temperatura en nuestra salud

cambios de temperaturaAlgunos estudios médicos indican que sí existe una relación entre los cambios de temperatura y cierto malestar y algunas sensaciones que padecen algunas personas.

Concretamente, la biometeorología médica, estudia cómo los fenómenos meteorológicos repercuten en el cuerpo humano y cómo los cambios de temperatura a lo largo de un año provocan variaciones importantes, más que en la salud física, en la psíquica. Cambios en la duración del día, intensidad rayos, cambios de tiempo… afectan al estado de ánimo.

Si el bienestar emocional depende de lo que nos rodea (como familia, trabajo…), la temperatura, el viento o la horas de sol también pueden tener efecto en nosotros. Aunque no todos los cuerpos reaccionan igual. Vamos a conocer cómo puede reaccionar el cuerpo humano física y psicológicamente según el fenómeno meteorológico.

Reacciones físicas los cambios de temperatura

Los cambios bruscos de temperatura son los culpables de la mayor parte de los catarros. Los virus aprovechan que el sistema inmunológico está bajo en defensas para atacar a las personas. También existen estudios que demuestran que los cambios bruscos de temperatura pueden producir espasmos coronarios y con ello, un mayor número de infartos de miocardio o anginas de pecho. Así según un artículo publicado en la revista British Medical Journal, la reducción de un grado centígrado en las temperaturas está directamente relacionada con un aumento del 2% en el riesgo de infarto de miocardio.

El cuerpo tiene mecanismos para regular y modular nuestro calor corporal y que este se vea lo más mínimamente afectado posible por los cambios de temperatura ambiental.

El encargado de regular la temperatura corporal es el hipotálamo. Su misión es mantener la temperatura entorno a esos 36,5 ºC. El hipotálamo forma parte de nuestro cerebro. Aparte de encargarse de la regulación corporal de nuestro organismo, en el hipotálamo también se regulan conductas, como la alimentación y la ingesta de líquidos.

Para mantener esa temperatura el organismo intenta equiparar la producción de calor de producido por nuestros sistemas biológicos con las pérdidas de ese mismo calor. Así por ejemplo, cuando hace mucho calor el hipotálamo detecta que nuestro cuerpo se calienta intenta compensarlo mediante dos mecanismos fundamentales, la sudoración y la vasodilatación de nuestros vasos sanguíneos periféricos (por ejemplo los que irrigan brazos y piernas). Cuando la temperatura externa baja de forma extrema, nuestro cuerpo pierde calor lo que hace que nuestra temperatura interior baje. Entonces el organismo pone a trabajar con mayor intensidad diferentes procesos metabólicos para que se genere calor y produce en este caso vasoconstricción periférica con el fin de conservar el calor en los órganos principales.

Nuestro cuerpo también tiene una serie de receptores que responden al calor y al frío. Son los llamados termorreceptores. Los termorreceptores son un grupo de células nerviosas especializadas que sienten el calor y el frío.
Cuando se activa un termorreceptor, envía una señal eléctrica a la médula espinal y desde allí llegará al cerebro.

Cambios psíquicos provocados por los cambios de temperatura

A nivel físico y psíquico, el viento y la humedad nos afectan en gran medida. Las personas con problemas de huesos suelen ser muy sensibles. Y ante grandes rachas de viento, puede haber mayor grado de ansiedad. Sobre todo ocurre en mujeres, porque tienen más sensibilidad en general.

En general la lluvia moderada nos aporta sensación de tranquilidad y calma.

Lo mismo ocurre con la nieve. Ésta tiene muchas partículas de aire y las ondas sonoras quedan retenidas en la capa de nieve… y eso nos da sensación de silencio y calma.

Los golpes de calor producen cambios notables. Se ha estudiado incluso que nos volvemos más agresivos. Los golpes de calor inspiran violencia,  según algunos estudios médicos.

Problemas generados por los cambios de temperatura

Con los cambios de temperatura provocados por los cambios de estación es frecuente que recurramos al aire acondicionado o a la calefacción para alcanzar aquellos grados con los que nos sentimos más cómodos. Pero, ¿qué consecuencias tiene para la salud el uso de estos aparatos? La Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo identifica varios síntomas o patologías asociados a la calidad y la temperatura del aire dentro de los hogares:

  • Ojos: sequedad, picor, lagrimeo, enrojecimiento.
  • Vías respiratorias altas (nariz y garganta): sequedad, congestión nasal, goteo nasal, estornudos, resfriado, dolor de garganta, asma, rinitis. Cuando hay infecciones se puede generar neumonitis o neumonía.
  • Pulmones: tos seca, bronquitis.
  • Piel: sequedad, enrojecimiento, picor.
  • General: dolor de cabeza, somnolencia, letargo, irritabilidad, ansiedad, náuseas, mareos, exceso de sudoración, etc.

Si te gustó esta noticia, entérate antes que nadie de las últimas novedades de nuestro blog.

Recibe las noticias en tu correoSi lo prefieres, recibe las noticias en tu correo:


  • Compartir en Meneame
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Bitacoras
Déjanos tu comentario

* Tu e-mail no se hará público

Tu comentario

© Copyright 2010 Balneario de Archena - Acerca de Balneario de Archena - Aviso legal / Política de privacidad - Condiciones de uso - Contacto - Diseño web: e_make